Breve historia: La Iglesia de San Basilio y la Iglesia de la Ascensión son las iglesias protestantes más antiguas de Sevilla. La primera data de 1871, siendo su primer Ministro el Rvdo. Francisco Palomares García, médico, inventor del conocido en la época, “Jarabe Protestante” administrado para la Tos Ferina, y maestro de las escuelas adscritas a nuestra iglesia de la calle Relator, teniendo incluso concedido el nombre de una calle en el nomenclátor de Sevilla. El nombre de “San Basilio” proviene del convento, del mismo nombre, que ocupaba el solar donde hoy se encuentra construida nuestra iglesia. También en 1873, se compró la Capilla de los Marineros de la calle Pureza, del barrio de Triana, para dar cabida a todos los trianeros reformados que asistían a una casa misión en la calle Castilla, num. 81, ésta también con escuelas anexas para ambos sexos. Y la segunda, en la Plaza del Museo, esquina con la calle San Vicente, nació en 1877 fruto de la compra que se efectuó de la iglesia del antiguo convento de La Asunción, al que para el Culto Reformado se cambió el nombre por el de La Ascensión. Amén de todo esto, también existieron lugares de Culto Reformado y escuelas en la calle Zaragoza, núm. 13, en el barrio de San Bernardo y en la calle Evangelista, en el barrio de Triana.

Historia de la Iglesia Española Reformada Episcopal, publicada en el libro “Contra Vientos y Mareas” por el Presbítero Rvdo. Francisco Serrano Álvarez. Puede leerlo on-line pulsando aquí.

Proyecto Canterbury 1897

Traducción al español realizada desde: http://anglicanhistory.org/europe/noyes_reform1897/

REFORMA DE LA IGLESIA

EN

ESPAÑA Y PORTUGAL.

BREVE HISTORIA DE LOS Reformada EPISCOPALES
IGLESIAS DE ESPAÑA Y PORTUGAL, DE
1868 A LA ACTUALIDAD .

POR

HE Noyes, DD,
HON. CAPELLÁN DE LA EMBAJADA DE SU MAJESTAD, PARIS.

Con la introducción de la tarde, el Reverendísimo Señor Plunket, arzobispo
de Dublín
.

Cassell and Company, Limited: LONDRES, PARIS & MELBOURNE 1897

Capítulo I . Sevilla.
Capítulo II . Villaescusa.
Capítulo III . Madrid.
Capítulo IV . La Conferencia de Lambeth y las Iglesias Reformadas.
Capítulo V . La consagración del obispo Cabrera.
Capítulo VI . La Primera Visita de Mons. Cabrera.
Capítulo VII . La Iglesia lusitana.
Capítulo VIII . Otras ciudades también.
Capítulo IX . Apéndice.


Sínodo de la Iglesia Española Reformada
Iglesia de la Ascensión, Plaza del Museo, Sevilla


PRÓLOGO

Rvdmo. Sr. Plunket, Rvdmo. Obispo Cabrera, Rvdmo.
CM Stack, Rvdo. C. Welland, Rvdo. HE Noyes, DD

La necesidad de algún esbozo histórico tales como el presente a menudo se ha sentido por aquellos que han tratado de ayudar al movimiento de Reforma Iglesia en España y Portugal. Es difícil suministrar un investigador con todas las circunstancias del caso, pero un libro como el presente puede de alguna manera a satisfacer la necesidad. He reunido los hechos simples relacionados con el nacimiento y el progreso del movimiento de Reforma Episcopal, evitando en lo posible alguna de estas preguntas polémicas que han surgido con respecto a la consagración de un obispo o la compilación de una liturgia. Puedo reclamar algunas calificaciones para mi tarea, teniendo varias veces visitó España y Portugal y todas las congregaciones a las que me refiero. Mi estrecha relación, por otra parte, en el movimiento con su Gracia el arzobispo de Dublín, a quien, de hecho, tuve el privilegio de primer interés en la obra, y que ya ha demostrado ser un amigo tan cálida de ellas luchando Iglesias, me ha mantenido en tocar con todo el tema.

Rvdmo. Juan Bautista Cabrera Ivars

Por temor a malentendidos, me gustaría destacar el hecho de que estas páginas contienen, y sólo profesan contener, alguna cuenta de que el cuerpo de los cristianos en España y Portugal, que desde el principio han querido mantener lo que consideran viejo y verdadero en la doctrina y la práctica de la Iglesia primitiva en aquellas tierras, y para seguir en la medida de lo posible, las líneas establecidas por nuestro propio
[Viii] No tengo ninguna intención de ignorar la importancia de la buena labor realizada por otros órganos de los cristianos, sino todo lo contrario.
Para escribir la historia de la Reforma en general en España y Portugal requeriría muchos volúmenes, y afectaría únicamente a la de desplazamiento de suelo muy gastado por los pasos de los demás. Basta mencionar obras como “Reforma en España,” del Dr. McCrie de Stoughton “Memorias de los reformadores españoles,” valioso libro de Canon Meyrick sobre la Iglesia en España, la “Biblia en España”, de George Borrow, “El amanecer de la Reforma en España “, por la tarde la Sra. R. Peddie, y muchos otros. También puedo señalar que una comparación del Manual del Murray por España para el año 1868 con el del presente año da un testimonio sorprendente y un tanto inesperada para el progreso de la libertad religiosa en estos países.
Estas obras cubren el suelo hasta el año 1868, cuando la historia de la Iglesia Episcopal Reformada comienza con más propiedad, y debería ser leído por todos aquellos que desean aprender más de esos héroes que, en medio de las dificultades casi insuperables, habían sostenido alto la antorcha de la libertad religiosa durante los años que se fueron antes.
HE Noyes, DD
5, Rue d’Aguesseau, París .


INTRODUCCIÓN

Me han preguntado por el Rev. Dr. Noyes-el escritor de las siguientes páginas-como prefijo una Introducción. Estas páginas requieren presentación. Pueden pararse sobre sus propios méritos.Pero tengo que, no obstante, cumplir con esta petición, ya que en lo que se refiere al movimiento que él tan gráfica y tan exactamente describe estoy bajo la obligación personal de Dr. Noyes. Fue a través de su intervención que llegué por primera vez a tomar un interés real en el mismo.
Recuerdo muy bien el día, hace ya unos dieciocho años, cuando recibí una carta urgente del Dr. Noyes en el sentido de que una memoria de ciertos reformadores en España y Portugal estaba a punto de ser presentado a los obispos irlandeses. El monumento, dijo, contenía una petición de que los obispos irlandeses consentirían a consagrar al obispo electo de su elección. Esta comunicación no me tomó un poco por sorpresa. Yo había oído hablar, sin duda, algo de las tendencias hacia la reforma en la Península española. Unos veinte años antes, en mis primeros días ministeriales, que había escuchado con gran interés a la dirección del Rev. Alexander Dallas ( clarum et venerabile nomen ) da un conmovedor relato de una visita realizada por él a tres reformadores españoles que luego sufre reclusión en las celdas de Granada, simplemente por el delito de posesión y difusión de las Sagradas Escrituras. Tuve desde entonces ocasionalmente recibió [ix / x] circulares importunos del capellán británico en Sevilla pidiendo contribuciones para ayudar a la obra de reforma en esa ciudad. Para algunos de ellos me había respondido, pero la mayoría de ellos había encontrado su camino en el cesto de los papeles. Había, además, estuvo presente en la Conferencia de Lambeth de 1878, y era consciente de que la solicitud formal se había presentado a la Conferencia de un cuerpo de reformadores en España y Portugal, orando por la consagración de un obispo, y había oído la Resolución de la Conferencia en la que expresó su calurosa simpatía por los memorialistas en su dificultad y sugirió que tan pronto como un obispo debería haber sido consagrado por la Iglesia Episcopal Americana para los reformadores de México se debería invitar “a visitar España y Portugal y hacer esa asistencia en esta etapa del movimiento como puede parecer a él sea factible y aconsejable “. Yo estaba, creo, más consciente en el momento que este obispo mexicano estaba a punto de salir para España, después de haber recibido una especial. carta de recomendación del entonces arzobispo de Canterbury Tait. Pero todas estas cosas sólo se habían presentado a mí como asuntos de interés distante, y no fue hasta que recibí la carta del Dr. Noyes a la que me he referido que sentí por primera vez que un derecho ha sido lanzado en mi camino, y que, como uno del Episcopado irlandés, no podía rehuir la responsabilidad de examinar las afirmaciones sobre las que se basó.
Yo no necesito detallar todo lo que posteriormente se llevó a cabo: cómo que el Obispo Riley a su regreso de España y Portugal presentó un informe más favorable a los obispos irlandeses, cómo que yo misma fue solicitada por mis hermanos para visitar la península y tomar a estos reformadores una mensaje de la simpatía de la Iglesia irlandesa; [x / xi] cómo que toda la cuestión fue presentada posteriormente por los obispos irlandeses a la Comisión Permanentede la Conferencia de Lambeth, y después de la manera más formal a la Conferencia de Lambeth de 1888 en sí, y cómo en última instancia, se le concedió el permiso de los obispos irlandeses a cualquiera de su cuerpo que podrían estar dispuestos a actuar como consagradores- Sínodo de Irlanda después de haber expresado su satisfacción por la decisión debe recaer en el episcopado irlandés.
Todos estos detalles son ahora asuntos de la historia, y se refieren a ellos simplemente por las tres razones siguientes.
Primero, que todo lo que se puede pensar en la acción de los obispos irlandeses, nadie que tiene en cuenta el largo intervalo en el que la cuestión estaba bajo su cuidadosa consideración, y las oportunidades que de la manera más formal, que tomaron para recabar la opinión de la Comunión Anglicanasobre el tema, se puede decir que actuaron en el asunto con precipitación.
En segundo lugar, he, creo, dejó en claro que esta obra de reforma en España y Portugal, y este deseo por parte de los reformadores de la consagración de un obispo no se debió en ningún sentido a la intervención de mi parte. He mostrado cómo que toda la cuestión había sido en realidad bajo la consideración de la Conferencia de Lambeth (de 1878), y había sido solemnemente tratados por una resolución antes de que me habían llevado a tomar algún interés en el asunto. No quiero decir que si yo hubiera tomado parte activa en estos pasos iniciales que debería tener nada con qué reprocharme. Pero esto, al menos, es, creo, fuera de toda duda-la idea de la consagración de un obispo no era una “moda” de mi propia concepción. Cuando la responsabilidad de ayudar en la realización de ese esfuerzo fue, evidentemente, echado en mi camino [xi / xii] por Dios, sentí que no podía desobedecer a la llamada. Pero el deber no era uno de mi propia búsqueda.
En tercer lugar, estoy ansioso por dejar constancia de la obligación estoy bajo el Dr. Noyes por haberme interesado por primera vez en esta buena obra, y para dar mi testimonio a los valiosos servicios que ha prestado ya a la causa, como Hon. Secretario del editor español y portugués Sociedad Iglesia-Aid y de la revista Luz y Verdad , que se ha registrado de manera tan capaz de los últimos dieciséis años, el avance de los trabajos.
Su último y no menos importante, un gran servicio al movimiento es este pequeño libro, a la que a petición suya ahora estoy anteponiendo esta Introducción. No hay historia más concisa, exacta o gráfico de la obra ha aparecido nunca. Es, de hecho, imposible sobreestimar la importancia de un resumen de los hechos tal como referencia en el momento actual. Tal historia de la obra se ha pedido una y otra vez para. Se llena un vacío admitido, y no podía llenarlo mejor!
Más que yo pudiera decir, pero como ya he dicho, el libro habla por sí mismo. Le dice a su propia historia. Que Dios prosperará en su camino, y que sea una bendición para todos los que puedan leerlo, y para la gran causa que tiene en el corazón!
Plunket.
Dublín, marzo 17 th , 1897.
[Las palabras anteriores fueron de los últimos escritos por Su Gracia, que fue llamado de distancia unos días después. Su pérdida para la causa de la Reforma de la Iglesia en España es uno irreparable.]


Proyecto Canterbury para Sevilla

Reforma de la Iglesia en España y Portugal

Una breve historia de las Iglesias Episcopales Reformadas de España y Portugal, desde 1868 hasta nuestros días.

Por HE Noyes.

Londres, París, Melbourne: Cassell and Company, 1897.

Capítulo I. Sevilla.

EN Domingo, 11 de junio 1871, en la ciudad vieja de Sevilla, en el sur de España, no se podría haber visto un gran número de personas que se dirigían a la Iglesia de San Basilio, en la calle Relator. Por el momento el servicio se inició había alrededor de 1.200 personas presentes. Algunos (sobre 200) entiende bien el propósito de la reunión, pero la mayor parte habían venido por curiosidad, para ello fue el primer servicio público de lo que ahora se conoce como “la Iglesia Española Reformada”, y al menos 1.000 españoles y luego oyeron por primera vez el Evangelio de perdón gratuito a través de la sangre de Cristo. El servicio fue litúrgico, y en las líneas de nuestra propia Iglesia de Inglaterra. Las primeras frases de nuestra oración de la mañana, la confesión y la absolución, el Venite, las letanías, la acción de gracias en general, y algunas de las colectas habían sido traducidos al español, y [1/2] forman parte del servicio. Dos capítulos de la Biblia fueron leídos, y cuatro himnos cantados. Entre estos últimos estaban, “Tal como soy”, y “Cuán dulce el nombre de Jesús suena!” ambos de los cuales fueron prestados de todo corazón en la música española.
El sermón fue predicado por el reverendo Francisco Palomares, un ex sacerdote de la Iglesia de Roma, de las palabras “Tanto amó Dios al mundo” (Juan iii., 16). La congregación quedó tan impresionada por la palabra hablada que el predicador era a menudo interrumpido por las expresiones de aprobación, tales como, “Esa es la verdad!” “Bueno – muy bueno!” “Es cierto, es cierto!” etc etc
Esta escena, que todos los que conocen España debe reconocer que ha sido un año notable, fue el resultado de una combinación de circunstancias igualmente sorprendentes. La iglesia fue inaugurada en 1871, tres años después de la libertad religiosa se había declarado en España. Era difícil antes de esa fecha para los extranjeros, incluso de mantener un servicio en cualquier puerto de mar por sus propios compatriotas, y para los españoles de montar para cualquier propósito que no sea religiosa católica romana era una imposibilidad. Sin embargo, en 1868, tuvo lugar una revolución bajo el patriota general Prim, uno de cuyos resultados fue, que una medida de la libertad religiosa se le dio a la gente – un privilegio de los cuales muchos eran más que dispuesto a aprovechar.
En este momento no residía en Sevilla un clérigo Inglés, el reverendo LS Tugwell, que puede ser descrito como el padre de este desarrollo Episcopal de la Reforma. Sr. Tugwell había ido a Sevilla por su salud, habiendo sido inválido casa desde el campo de la misión en América del Norte Británica. El estado de las cosas en España en ese momento se puede realizar si tenemos en cuenta las dificultades del Sr. Tugwell en ministrar a una congregación pequeña [2/3] de los ingleses. Si las respuestas fueron que decir, o himnos cantados, ambas puertas y ventanas tuvieron que ser cerradas, todas las medidas adoptadas para evitar la publicidad. Sr. Tugwell observado de cerca el resultado de la revolución, y de pronto sintió que el largo anhelado para el día había llegado, y que algo se debe hacer para ayudar a los españoles que habían expresado fervientemente a él su deseo de más en el camino de lo espiritual comida de la que Roma tenía que ofrecer. Se hizo un llamamiento al público Inglés, a través de los documentos de la Iglesia, y el resultado fue que el dinero suficiente se recibió para la compra de la Iglesia de San Basiliodel Gobierno español. Esta iglesia perteneció a los frailes de la Orden de San Basilio, pero que la orden haya sido suprimida, el edificio había sido puesto a la venta.
Cuando la iglesia fue comprada no había nadie para ocupar el púlpito. Dios, sin embargo, siempre de una manera notable e inesperada para esta dificultad. En el informe de la “Misión EvangélicaEspañola”, como se llamaba entonces, para 1871, leemos cómo estos reformadores asegurados para la Iglesia de San Basiliolos servicios de la Rev. Francisco Palomares. un ex sacerdote católico romano. Las circunstancias de su iluminación están profundamente interesantes.
Palomares fue capellán de un noble español, y, en el ejercicio de su deber, llegó a Inglaterra en el año 1869. Criado, en común con la mayoría de los españoles, de creer que el protestantismo y la infidelidad son términos sinónimos, le llamó mucho la atención por nuestro Inglés Domingo, y el número de iglesias llenas de fieles devotos. Siendo de un giro de la mente inquisitiva, estudió el tema, y, finalmente, se familiarizó con el Rev. JA Aston, entonces trabajando en Kensington, [3/4] cuya enseñanza y ministerio fueron grandemente bendecidos por él. Cuando el Sr. Tugwell era atractivo a través de la prensa Inglés de fondos para obtener la iglesia y formar a un clérigo español, ‘Mr. Aston escribió para decir que Dios había preparado el hombre, y que el señor Palomares estaba listo para volver a España a predicar la fe que en otro tiempo destruía.
El asunto se arregló, y desde ese día hasta el presente el Rev. F. Palomares ha trabajado intensamente y con éxito en San Basilio, y su ministerio ha sido muy prosperado. Domingo a domingo desde el púlpito de esta iglesia, a unos pocos metros de la tumba de un antiguo inquisidor, es el Evangelio plenamente predicado. Escuelas diurnas y domingo se celebran, y la sociedad de los hombres jóvenes se ha formado, algunos de los miembros que actúan como evangelistas en la ciudad y el barrio. Tal es el poder tiene la Palabra de Dios prevaleció.
El Rev. F. Palomares también ha obtenido un diploma universitario como médico, con el fin que, si bien atendiendo a los cuerpos de sus conciudadanos más pobres podría tener la oportunidad de señalar al Gran Médico. Diariamente es consultado por muchos, que con mucho gusto escuchan una explicación de la historia del Evangelio. En el informe para 1871 el siguiente relato interesante de un servicio está dado por el Sr. Tugwell: “Cuando en Sevilla en noviembre pasado, tuve el placer de estar presente con el Obispo de Gibraltar (Dr. Harris), el Rev. WA Campbell, y otros amigos en el primer servicio de la tarde se celebró en la Iglesia de San Basilio(el gas que tiene sólo acaba de ser puesto en). La congregación era grande y atenta, y un sermón admirable fue predicado por Palomares, que después administró la Santa Cenaa treinta siete cristianos españoles. Fue un tiempo solemne y bendecido. ¡Qué cambio ha producido Dios en su misericordia! forjando Una iglesia que fue por tanto tiempo hundida en la idolatría y la superstición oscura se ha llenado con la luz cristiana, y consagrados a el servicio del Señor Jesús y el simple ministerio de Su Evangelio. El altar de la misa romana ha dado lugar a la Comunión de la mesa cristiana, “Mesa del Señor,” como nuestros reformadores llamaban, donde la Santa Cena se celebra de acuerdo con la ordenanza de Cristo en todas las cosas que son de necesidad requerida para la misma. El espacio sobre la mesa que había sido ocupada con la imagen de la Virgen María, puesta en ella para la adoración, fue retirado con otros ornamentos de la iglesia, y en breve sera llenado por el Credo, el Padre Nuestro, y los Diez Mandamientos, uno de los cuales se proclama con la autoridad de Dios, ‘No harás para ti imagen de escultura ……… El evangelio bendito de la gracia de Dios se proclama desde el púlpito, y una pequeña capilla, que una vez perteneció a un oficial de la Inquisición, es ahora nuestro baptisterio, donde ya varios pequeños se han dedicado a Dios, y juraron que lucharían valientemente por la fe una vez dada a los santos “.
Además de los trabajos en San Basilio de Sevilla, también es que en relación con la Iglesia de la Ascensión. Esta iglesia, antes llamada la Iglesia de la Asunción, se encuentra en una de las mejores plazas de Sevilla, justo enfrente del “Museo” (que contiene una gran colección de exquisitas imágenes de Murillo), y es cómodo y guapo.
En el año 1872, este edificio, una antigua iglesia del convento, fue puesto a la venta pública por el Gobierno español, y comprado por el Sr. CH Bousefield, a [5/6] amigo cálida y generosa de la Iglesia Reformada. Fue comprado con dos objetos a la vista: en primer lugar, para el alojamiento de la pequeña comunidad de Inglés en Sevilla, y en segundo lugar, por los servicios de la Iglesia Reformada Española. Muchas dificultades planteadas por las autoridades, impidió que se abre a la vez, pero ya que estas fueron superadas hasta la actualidad, los servicios se han celebrado con regularidad. Desde la posición de la iglesia de la congregación representa a una clase mejor de lo que es el caso de algunas de nuestras iglesias, donde la gente es en su mayor parte muy pobre.Que los servicios de inglés se llevan a cabo en una parte de este edificio es una circunstancia feliz, y capellanes británicos y otra vez han dado testimonio de la realidad y de la promesa de la obra, de la Iglesia Reformadaen Sevilla.
El siguiente relato de los servicios de apertura, escrito por un clérigo Inglés que estaba presente, se encontrará interesante. “La iglesia fue inaugurada solemnemente por una serie de servicios, el primero de los cuales tuvo lugar el 5 de noviembre. Las oraciones fueron leídas por el Rev. F. Palomares, y el sermón predicado por el señor Aguilera. La iglesia estaba llena, muchos estudiantes y soldados estar entre los presentes. El sermón fue muy potente, y se escuchó con la mayor atención. El texto fue tomado de San Mateo xxviii. 19-20. Los servicios se continuaron cada noche hasta el 12 de noviembre de Domingo, el Rev. F. Palomares y Aguilera predicando alternativamente El interés en los servicios aumentó a diario hasta que culminó el domingo por la noche en una gran multitud Cada espacio disponible estaba ocupado;.. Serlor Aguilera volvió a ser el predicador Su texto era John vi 56, y su extraordinaria.. elocuencia y el discurso poderoso produjeron una gran impresión. No obstante el número [6/7] Actualmente, la mayor orden prevaleció. Después del sermón hubo una administración de la Cena del Señor, a la que asistí. Toda la congregación permaneció en la iglesia.
“Había cien comulgantes, cincuenta y tres mujeres y cuarenta y siete hombres, la mayoría de los cuales eran miembros de las Iglesias de San Basilio yTriana. El servicio era de carácter más solemne.
“Así terminó los servicios de dedicación en esta nueva iglesia, él que es el cuarto lugar de culto que ha pasado de romana para uso protestante en Sevilla. ¡Que el puro Evangelio de nuestro Señor Jesucristo sea proclamado jamás allí! Que muchos sean llevados a cabo no sólo del romanismo, sino también a aceptar la verdad en Jesús! Que muchos sean verdaderamente nacido de nuevo, y como nuevas criaturas adornan las benditas del Evangelio! mayo cristianos sean edificados y edificados en las doctrinas de nuestro Señor y Salvador!
“Espero que todos los cristianos que lean esto se unirán en esta oración en nombre de la hermosa pero oprimidos y sacerdote postrado España.”
El clérigo en la actualidad en trabajo de parto en la “Ascensión” es el Rev. Valentin Baquero, un ex sacerdote de la Iglesia de Roma, un pastor capaz y laborioso. Aquí se celebra una escuela durante la semana, para los niños de una clase mejor, y la semilla se siembra que, si Dios quiere, algún día traer una rica cosecha.
Además de las dos iglesias anteriores nombradas, otra antigua iglesia católica romana fue comprado en un suburbio importante de Sevilla, conocido como Triana. Este edificio fue utilizado al principio sólo como una escuela, pero después los servicios se llevaron a cabo en ella con mucho éxito. El barrio es muy pobre, y las dificultades de mantener un servicio ha sido genial. Hace algunos años el edificio [7/8] estaba en un mal estado de conservación tal, y los fondos de la Sociedad por lo bajo, que se consideró necesario suspender los servicios. Las escuelas se sigue manteniendo a los que asisten un número de niños pobres. El maestro aquí es el señor Manuel Cortés. Se ha considerado desde hace tiempo que sería bueno para vender este edificio, que es muy antigua y gran parte de la reparación, y utilizar el dinero en la prestación de las misiones de otras partes de la ciudad.
En las insurrecciones republicanas de 1873, la Iglesia de San Basiliofue utilizado como un lugar de refugio durante los bombardeos de la ciudad. El Pastor, Señor Palomares, describe así la escena sorprendente: – “Pasamos tres días de mayor angustia que teníamos nunca experimentó una barricada fue erigida en frente de la puerta de la iglesia de San Basilio, y un cañón fue colocada por el. voluntarios en la puerta de la habitación de la escuela. Al ver a estos preparados, que tenía la bandera de Inglés y el de la cruz roja y la bandera izada en el hospital de la iglesia. invité a los vecinos sin distinción de religión o de la política de contribuir con vendas, medicinas, y otros artículos necesarios para los heridos. Esto lo hizo de muy buena gana. Se formó una comisión para que me ayude en el transporte de los heridos, no sólo en nuestro propio hospital, sino también a aquellos que se encontraban en las inmediaciones de los combates.
“Todo esto se hizo con gran riesgo para la vida, pero nuestro Señor Jesucristo estaba con nosotros en todas las ocasiones. Al mismo tiempo me ocupé en reunir bajo el techo de San Basilio a las mujeres ya los niños y los enfermos y ancianos. Por esto quiere decir, consuelo y refugio se ofrecieron a más de 1.500 personas durante los tres días de peligro, que nos dejaron con expresiones de gratitud “. Fue una experiencia terrible, pero bueno salió de ella, porque muchos empezaron a mirar con más favorables [8/9] ojos sobre los protestantes, que mostraban esos actos de bondad a todos, sin hacer distinción durante ese tiempo tratando en 1873.
En 1876 un instituto para jóvenes fue fundada en Sevilla, con una clase de Biblia y reunión de oración. Esto se ha continuado hasta nuestros días, y ha sido el medio de mucho bien entre los jóvenes españoles, algunos de los cuales han sido nombrados de vez en cuando para llevar los servicios de la cabaña, y para hablar en las reuniones. Tenemos buenas esperanzas de los candidatos al ministerio de esta fuente.
Con la restauración de la monarquía borbónica en 1875, en la persona del rey Alfonso, temores estaban entusiasmados para que la libertad religiosa concedida en 1869 podría ser retirada, pero felizmente estos temores se disiparon por una declaración de fecha 16 de enero 1875, que “la libertad religiosa tal como existe en la actualidad no debe ser restringida “. Uno de los primeros actos del nuevo gobierno, sin embargo, fue la de suprimir el órgano de la Iglesia Reformada, La Luz , un papel que había evitado cuidadosamente todos los debates políticos. Era una indicación de que una reacción ultramontana había fijado adentro, y que la libertad religiosa permitía era de un carácter pobre. Hubo, sin embargo, ninguna interferencia con los servicios, y la obra continuó avanzando. Los informes de Sevilla en este tiempo eran muy alentadores. En San Basilio una clase para los comulgantes numerado 70, y 300 eran niños de menores instrucción en las escuelas.
En marzo de 1880, se celebró el primer Sínodo de la Iglesia Episcopal Reformada Española en Sevilla, con la asistencia de delegados de las congregaciones en otras ciudades. Obispo Riley de México, que había visitado España, de acuerdo con una resolución de la Conferencia de Lambeth [9/10] (véanse las páginas 73, 74), ha presidido en la ocasión. La Iglesia Reformadase constituyó formalmente, y el obispo electo (el Rev. JB Cabrera) elegido. A petición del Sínodo Obispo Riley ordenado como diácono el Rev. J. Domínguez como Pastor de Málaga, donde había estado trabajando como ministro laico durante los últimos cuatro años.
A principios de 1881, Lord Plunket realizó su primera visita a Sevilla, y de la Iglesia fue muy alentado. Era, por desgracia, el tiempo de una inundación grave a causa de la subida del Guadalquivir, y este hecho impidió que muchos asistentes a los servicios. Las calles estaban inundadas en su mayoría, y la gente no podía viajar. Un servicio que tenía que haberse celebrado en la Iglesia de la Ascensióntuvo que ser abandonado, ya que las puertas se levantaron barricadas para impedir la entrada del agua. Para visualizarla Señor Plunket tuvo que ir en un barco – de hecho, este fue el único medio de locomoción. Sin embargo, un servicio se celebró en San Basilio y diputaciones esperó al Obispo, quien transmitió a ellos un mensaje de simpatía por parte de la Iglesia de Irlanda. La dirección que Lord Plunket dio en esa ocasión se ha publicado en la Luz y la Verdad para junio de 1881.
Este año, el segundo Sínodo de la Iglesia Reformada se celebró en Sevilla, bajo la presidencia de la Rev. JB Cabrera, el obispo electo, y contó con la presencia en gran parte por los delegados de todas partes de España. Cuatro congregaciones presentaron peticiones que desean la unión con la Iglesia Española Reformada – a saber:. Monistrol, San Vicente, Salamanca y Villaescusa – y después de una cuidadosa investigación fueron admitidos formalmente. El obispo electo se dirigió al Sínodo, que describe el estado de la Iglesia, sus esperanzas y temores, sino que también explica plenamente el progreso que había hecho en la compilación [10/11] de una liturgia. Un saludo fraternal del amor cristiano fue enviado a la Iglesia Lusitana.
En marzo de 1882, el Rev. JB Cabrera hizo otra visita a Sevilla, e hizo un examen cuidadoso de las iglesias. Informó que el trabajo había aumentado de manera constante en el crecimiento e importancia, y había demostrado ser, bajo la guía y la bendición de la gracia de Dios, un poder en la tierra. “La Biblia es cada vez más conocido, las publicaciones de carácter bíblico están seriamente comprados, el joven que se está formando en el temor y el conocimiento de Dios, y no hay un verdadero y profundo deseo de oír la predicación oral del Evangelio de Cristo. “
En la primera parte de 1887, el Reverendo AN Littlejohn, obispo de Long Island, realizó una visita a Sevilla, y fue recibido cordialmente por el señor Palomares y su congregación. El Obispo asistió al servicio de la Santa Comunión, y le dio una dirección. Expresó su satisfacción al ver tan buen testimonio, y al escuchar los himnos, que eran los mismos que los utilizados en la Iglesia estadounidense. También habló en elogio de la liturgia, con la que me dijo que estaba bien informado en la traducción Inglés. Entre setenta y ochenta participaba de la Santa Comunión. Después de salir de Sevilla, el obispo dirigió la siguiente carta a la congregación: –
“Para los fieles de Jesucristo en la Iglesia de San Basilio, Sevilla, España, saludo – la gracia y la paz de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo sea con todos vosotros Desde que tuve el privilegio de estar con ustedes. al servicio Divino, que constantemente le he dado a luz en la mente y en mis oraciones. Dios en su sabia providencia ha puesto sobre vosotros el deber de mostrar, mediante la enseñanza, el servicio, y la vida cotidiana, la fe que Él [11/12] se entregó a los santos, y la verdad como es en Jesús, en medio de un pueblo tristemente dedicadas al error y la superstición. Aquelque os ha llamado a su luz admirable del mismo modo que se ha encargado de la gran misión de ser testigos de Sevilla, en nombre de el orden y la disciplina ofa rama reformada de la Santa Iglesia Católica Apostólica. La tarea que ha emprendido implica muchas dificultades y mucha abnegación, y requiere de su parte una gran paciencia y perseveranceeven santas, puede ser, hasta el martirio. ¡Que la gracia yla fuerza de ser Le ha dado en esta santa obra, y que Dios en su bondad en abundancia vouchsafe que usted puede salir más que vencedores por medio de Jesús. Alguna vez mención de vosotros en mis oraciones, creo que me quede, su fiel y cariñoso hermano y servidor en Cristo Jesús.
“UN LITTLEJOHN,
“obispo de Long Island, EE.UU.”

Esta carta de bienvenida fue recibido con gratitud y entusiasmo por los reformadores de Sevilla, que ha enviado una respuesta afectuosa. El Obispo también escribió una interesante carta al New York anglicano del 22 de septiembre de 1887, elogiando firmemente la labor, y hablando en términos de altos Sr. Caldwell, el cónsul norteamericano que había actuado como capellán laico al Obispo en su visita.
El Rev. W. Preston, Vicario de la Santísima Trinidad, Runcorn, también visitó Sevilla en este momento, y dio a luz un elocuente testimonio del buen trabajo que se está llevado a cabo por los Pastores Baquero y Palomares.
En marzo del año siguiente (1888) Su Gracia el arzobispo de Dublín hizo otra visita a Sevilla. Era el tiempo de la fiesta anual de la jornada y [12/13] las escuelas dominicales, y había 150 niños, además de más de 200 adultos, que se habían reunido para recibir a su Gracia. El domingo siguiente (17a) un servicio de ordenación se celebró en San Basilio, cuando un diácono fue admitido a las órdenes sagradas, y la misma noche en la Iglesia de la Ascensiónconfirmación se llevó a cabo, en la que se presentaron dieciocho candidatos. La congregación contaba con más de 200, y la dirección del arzobispo no será pronto olvidado.
Como ilustración de la creciente vida espiritual de la Iglesia puedo mencionar una Conferencia de los trabajadores de la Iglesia que tuvo lugar en este momento. Todos los trabajadores de Sevilla estaban presentes, y varias de las ciudades vecinas, además de colportores que trabajan en diferentes partes del país. Todos se reunieron en ocho cada mañana durante la Conferencia para la lectura de la Biblia y la oración. Los siguientes temas fueron considerados cuidadosamente (a) la vida espiritual del colportor, (b) las dificultades de la obra, (c) los medios para superarlos; (d) y los resultados de la propagación del Evangelio.
Fue un mayor éxito re-unión, y la unidad, sinceridad y buena sensación manifiesta fueron muy marcada. Un estímulo se le dio a la obra, y muchos hombres jóvenes se ofrecieron para trabajar en la distribución de Biblias y tratados, y por la labor general de la evangelización.
Pasando a octubre de 1894, el reverendo F. Palomares registró las siguientes cifras de San Basilio. Comulgantes, 132, los niños en las escuelas, 150; visitas médicas gratuitas, 205.
El día de Navidad de este año el sur de España fue visitada por un fuerte terremoto. Se consideró más seriamente en Málaga, Sevilla, pero también sufrió. En [13/14] nueve, justo después de la congregación había salido de la Iglesia de San Basilio, se produjo un choque grave, y la vieja iglesia fue tristemente heridos. Una de las galerías era. separado de la pared y estaba en peligro de caer. La torre también fue bastante mal parados. Una suma considerable tuvo que ser gastado en reparaciones.
Una esquela interesante de la obra en la Ascensión se da en este momento, en el sentido de que el Pastor Baquero estaba llevando a cabo tres servicios cada semana, la congregación de estar en un noventa y media en cada servicio. El domingo por la mañana una rociada de los extranjeros en general, puede ser visto, que sale de la curiosidad o el interés real. La oportunidad que brinda esta iglesia, situada, como lo es, en un barrio de moda, y rodeado de mansiones, está lleno de esperanza.
Pastor Baquero ha tenido éxito como maestro de los jóvenes, y algunos niños de las clases altas han estado bajo su instrucción. Él piensa mucho podría hacerse de esta manera, si los fondos se podrían obtener para un edificio más adecuado.
De esta obra, Pastor Baquero escribió: “Durante los últimos doce meses 200 niños han pasado por nuestras escuelas tenemos un promedio de cincuenta presentes que trabajan duro para hacer uso de los privilegios educativos que se ofrecen muchos se quedan sólo seis u ocho meses, y.. luego son llevados a los talleres, o para trabajar en los campos. Ellos, sin embargo, pronto se olvidará de su catecismo y la instrucción recibida en las clases de la Biblia y en la escuela dominical. La buena semilla sembrada y regada con oración llevará sin duda fruto en de Dios propio tiempo y forma “.
Un caso particular de la bendición recibida será interesante. Un amigo de Pastor Baquero desea enviar sus [14/15] a los niños a la escuela, pero se oponía calurosamente por su esposa y madre.Por el bien de la paz, se acordó que los dos niños deben asistir, y que una niña debe quedar con su madre. Por la noche, el hijo mayor iba a hablar con su madre y abuela de lo que aprendió en la clase de Biblia, aunque a veces se le opusieron. Pero el niño no sólo se le había enseñado la letra de la Palabra, pero había recibido la gracia de Dios en su corazón y en su forma más sencilla, explicó las palabras de nuestro Señor, hasta que por fin escucharon sin oposición. Por fin, la abuela deseaba ir y escuchar por sí misma, pero mientras que la organización de manera de hacer que ella se enfermó. Expresó el deseo de que el pastor Baquero, quien fue y oró con ella. Ella se recuperó, y su primera visita fue a la iglesia para ofrecer acción de gracias a Dios por su salud renovada. Ella es ahora un miembro comulgante de la congregación, y con frecuencia le dice a otros del cambio que Dios obró en su corazón por medio de su pequeño nieto.
Una de las características de la mayoría de los vítores de la obra Iglesia Reformadaen Sevilla es que, mientras se mantiene estrictamente a la ley, hay un espíritu misionero serio entre los miembros lo que les empuja a tomar todas las medidas posibles para evangelizar a otros. La ley ordena que debe haber ninguna manifestación pública de la religión, excepto por parte de la Iglesia Romana. Sin publicidad de servicios se puede hacer en la prensa, o pancartas publicado. Aún así los reformadores no se amilanan, y su pastor envía de vez en cuando pequeñas circulares aseados, invitando a los extranjeros a venir. Le doy una copia de uno de estos:
“Iglesia Evangélica de San Basilio, Calle Relator, Sevilla -. Usted está invitado a escuchar la Palabra de Dios, de acuerdo con las Sagradas Escrituras, en la iglesia de arriba [15/16] los domingos, a las 12 de la mañana y las 8. de la noche. miércoles a las 8 de la noche. Unión de Jóvenes celebra reuniones públicas los lunes a las 8.
“Rev. Don FRANCISCO PALOMARES,
“Pastor de dicha Iglesia.”

Sería fácil llenar muchas páginas con los testimonios, muy a menudo no solicitado, a la buena labor que se realiza en esta ciudad, pero no puede ocupar más espacio.
En caso de que alguno de los lectores de esta historia visite España, yo les recomendaría no pasar por Sevilla, donde recibirán una calurosa bienvenida por parte de los pastores, y puedo ver por sí mismos el buen trabajo que se ha logrado allí.


ESTABLECIMIENTO DE LA IERE

Rvdo. Francisco Palomares


Hacia 1870, en Sevilla, los protestantes españoles declararon su intención de organizar una Iglesia reformada unida para todo el país, pero la intención no se pudo concretar, debido a las profundas diferencias con respecto a la organización de la Iglesia: presbiterianismocongregacionalismo y la postura de aquellos que deseaban una Iglesia esencialmente española, pero de gobierno episcopal, según la tradición de la primitiva Iglesia cristiana en España. 

A principios del año 1870, el clérigo de la Iglesia de Inglaterra Lewen S. Tugwell llega a Sevilla para hacerse cargo de la capellanía dependiente del Consulado inglés. En dicha ciudad encontró a ciertos españoles involucrados en un movimiento reformista encaminado a extender las verdades de la Biblia, a combatir la ignorancia que de ella se padecía y, de esa forma, lograr una espiritualidad que contravenía los modos de la Iglesia Católica de la época. Interesado por esa labor, el capellán inglés buscó un colaborador para encauzar esta obra, encontrándolo en el ex sacerdote católico, convertido al anglicanismo en Londres, Francisco Palomares García. Junto a otros colaboradores, se concretó una misión entre españoles y para españoles, en la que se establecían dos objetivos: predicar la Palabra de Dios y dar instrucción secular a todos.

Rvdmo. Juan Bautista Cabrera

En el año 1870 también existía una Iglesia Reformada en Sevilla, fundada y pastoreada por Juan Bautista Cabrera, ex-sacerdote escolapio que se había refugiado en Gibraltar hasta la Revolución de 1868. Esta iglesia y la misión iniciada por Palomares realizaban sus trabajos en Sevilla con total independencia, sin más conexión entre ellas que la fraternidad cristiana. La obra supervisada por Palomares quedó definida bajo el nombre de “Iglesia Española Reformada Episcopal” (IERE). Este nombre da a entender que, desde el principio, esta Iglesia tuvo un corte netamente protestante, lo cual siempre constituyó un problema para todos los anglicanos españoles que se sentían más atraídos hacia la tendencia High Church. En noviembre de 1874 Juan Bautista Cabrera se trasladó a Madrid para hacerse cargo de la Iglesia Evangélica del Redentor, cuyo pastor, Antonio Carrasco, había fallecido en un naufragio algunos meses antes. Años después, el 2 de marzo de 1880, y en la ciudad de Sevilla, cinco congregaciones: una en Madrid pastoreada por Cabrera, tres de Sevilla bajo Francisco Palomares y una de Málaga dirigida por el laico Sr. Domínguez, se reunían en Sínodo bajo la presidencia del obispo de México, Enrique Chancey Riley, de visita en España, y se constituían como Iglesia. Durante la celebración de dicho Sínodo, y por el mencionado obispo, fue ordenado diácono y presbítero el Sr. Domínguez. Asimismo, Cabrera fue elegido obispo con jurisdicción sobre la Iglesia constituida. En la consagración episcopal de Juan Bautista Cabrera (1894) intervinieron tres obispos de la Iglesia de Irlanda, que conservaban la antigua sucesión de san 
Patricio de IrlandaEsta Iglesia (IERE) se siente moralmente continuadora de la antigua Iglesia Hispana, de la que afirman gozó de independencia jurídica de Roma hasta el siglo XI. La antigua Iglesia de España se rigió por los acuerdos de sus propios y numerosos sínodos, y contó también durante siglos con una liturgia propia: la Liturgia hispánica.  

La primera edición de la liturgia de esta iglesia, fue aprobada en el Sínodo de 1881 y revisada posteriormente. Su forma y contenido son los del antiguo rito español, también llamado visigótico o mozárabe, completado con elementos anglicanos, de otras liturgias reformadas y originales. Al precisar que la IERE era una Iglesia española, se quería decir que ella no era el resultado de la actividad de misioneros extranjeros. Desde sus inicios sus ministros eran, en su mayoría, ex-clérigos católicos que rompían con la Curia Romana a causa de su conciencia. Por eso, la IERE se presentó siempre como una Iglesia española y para españoles, de corte protestante, pero heredera de la “vía media anglicana” que acepta en su seno las tradiciones católicas de siempre. La Iglesia Española Reformada Episcopal pasó, durante las distintas etapas políticas de España, por difíciles momentos de intolerancia, persecución, represión e indiferencia, manteniendo su testimonio a pesar de todo ello y de otros problemas de índole económica. Hasta el día de hoy y tras muchos avatares, esta Iglesia ha estado presente en España, siendo siempre supervisada por obispos en sucesión apostólica y hallándose ahora regida por su quinto obispo: Carlos López Lozano.

Nuestro primer Pastor: Dr. Francisco Palomares García

Natural de Requena (Valencia), eminente Teólogo y Doctor en medicina, fue uno de los grandes pilares del protestantismo en España, y como cristiano, un referente en la Europa Protestante.

El Rvdo. Francisco Palomares García fue uno de los fundadores de la Iglesia Española Reformada Episcopal. Nacido el 4 de junio de 1835, fue huérfano de padre desde los dos años de edad, llegando a ser un personaje ilustre, reconocido como un honesto, brillante y genuino hombre de Dios en toda Europa, excepto en su propia tierra, lamentablemente.

En efecto, pocos en Requena saben que estudió teología en Cuenca, siendo ordenado diácono el 19 de mayo de 1858, y presbítero al año siguiente. Ocupó diferentes cargos eclesiásticos en parroquias rurales, y en abril de 1864 fue nombrado cura ecónomo de la Iglesia de San Martín, en Cuenca, alternando este cargo con el de Rector y Administrador del Colegio de San Pablo, agregado al Seminario Conciliar de Cuenca.

En todo momento desempeñó cada una de sus responsabilidades de acuerdo con su vocación cristiana a la luz de la Palabra de Dios, lo que hizo que pronto surgieran fuertes desavenencias con su Obispo, D. Miguel Playá y Rico, quién más tarde llegaría a ser Arzobispo de Toledo y Primado de las Españas; desavenencias que provocaron que Francisco Palomares abandonara su diócesis.

Gracias a un permiso que le fue concedido por el Obispo, el Dr. Palomares llegó a Madrid en busca de nuevos horizontes espirituales, y allí se enteró que los Marqueses de Retortillo necesitaban un capellán preceptor para sus hijos, cargo que le fue ofrecido en cuanto los Marqueses le conocieron. Tras el preceptivo permiso de su Obispo aceptó el cargo, partiendo hacia Francia con los Marqueses y su familia. Durante su estancia en Anglet (Bayona), estalló la revolución de 1868 que destronaría a Isabel II de España, por lo que los Marqueses continuaron en Francia hasta que en 1870 se declaró la guerra de este país con Alemania, lo que provocó que la familia se trasladara a Inglaterra, viviendo todos en Londres, en el número 10 de Queen’s Gate Gardens, Kensington.

Esta estancia en Inglaterra cambiaría radicalmente la vida del Dr. Francisco Palomares. Habiendo ingresado los hijos de los Marqueses en un colegio, Palomares disponía de mucho tiempo libre para pasear. Un día, movido por la curiosidad, y a pesar de sus ideas católico-romanas, entró en un templo anglicano que había enfrente de la casa en la que vivía. Tras su primera visita, su afición a la música le hizo volver a aquella iglesia en la que se cantaba tan bien, y después de algunas visitas pudo constatar las diferencias dogmáticas que existían entre la liturgia romana y la de la Iglesia de Inglaterra.

Por otra parte, el jardinero de su casa había hablado con él en diversas ocasiones sobre diversas cuestiones teológicas, y le había invitado a que leyera la Biblia, cosa que él no podía hacer porque un buen católico-romano del siglo XIX sólo usaba el Breviario para sus devocionales. Finalmente, el jardinero le puso en contacto con un caballero que tenía su casa en la misma calle, y que había estado viviendo muchos años en Sudamérica, y hablaba el español a la perfección. Este caballero se llamaba Mr. Frederick Eck, quién le regaló una Biblia y le presentó a otros caballeros y al ministro de la Iglesia que Palomares había empezado a frecuentar.

Todo esto provocó un cambio tan radical en él, que dejando su posición social, amistades, abundancia de medios de vida y recuerdos de su juventud, se resolvió a dar un último paso, y despidiéndose de sus jefes regresó a Madrid donde hizo profesión de su nueva fe evangélica en la Iglesia del Redentor, entonces situada en la calle de la Madera número 8.

Intimó entonces con el Rvdo. D. Manuel Carrasco, pastor de la citada iglesia, a quien expuso su deseo de trabajar en alguna labor pastoral. El pastor Carrasco le puso en contacto con el Rvdo. Lewn Street Tugwell, capellán anglicano de Sevilla, que llegó a ser un verdadero amigo para el Dr. Palomares y para muchos otros españoles, jugando un papel fundamental en los inicios de lo que después sería la Iglesia Española Reformada Episcopal.

Mr. Tugwell compró el antiguo templo de San Basilio, que había sido desamortizado años atrás, y después de acondicionarlo para el culto evangélico, fue inaugurado el mes de junio de 1871, quedando encargado del pastoreado de aquella congregación el Rvdo. D. Francisco Palomares García.

Deseoso de ser útil a todos los menesterosos de Sevilla, Palomares comenzó la carrera de Medicina en 1875, doctorándose en 1882 con la especialidad de “coqueluche”, o “tos ferina”. Su buen hacer en este campo le llevó a descubrir un jarabe que aliviaba ese mal, conocido en Sevilla como “el jarabe protestante”. Además, preparó la fórmula de una pomada que vendía en su casa, llamada“Ungüento de la calle Relator”, que se ha estado vendiendo en la farmacia de la Plaza de la Constitución de Sevilla hasta tiempos muy recientes.

 

En Sevilla, donde murió tras servir durante cuarenta y cuatro años, como médico de cuerpos, mentes y almas, se le ha honrado en numerosas ocasiones. La última, en 1995, rotulando una calle a su nombre (la del Doctor Palomares García), finalmente en el barrio sevillano de Sevilla Este, muy cerca también de las calles Casiodoro de Reina y de la de Cipriano de Valera, algo poco común para un Presbítero de la Iglesia Reformada Episcopal, o para cualquier otro protestante español. A los cinco años de su fallecimiento, el diario “El Liberal”, le recordaba como:“Cumplido caballero, dechado de bondad y nobleza, sabio modesto pero distinguido, que empleó su ciencia en el bien de sus semejantes”.

El Ayuntamiento de la ciudad hispalense, en sesión pública, acordó concederle a perpetuidad la tumba que ocupaba en el Cementerio Civil, “en consideración a los merecimientos que el finado contrajo dedicándose con verdadero altruismo a la práctica de la medicina entre las clases populares”, según se lee en el Acta de la Sesión, del 19-7-1920.

Salió de su Requena natal para llevar a cabo sus estudios eclesiásticos y como ya se dicho, servir como capellán de una distinguida familia monárquica, con la que se trasladó a Londres. De su estancia en esta ciudad dice él mismo que vivió:“Con todas las comodidades de la vida, pero Dios me llamó al Evangelio, no a buscar el pan del cuerpo, que lo tenia de sobra, sino para el pan del alma que es Cristo”.

El pastorado, las escuelas, el ejercicio de la medicina (que estudió al llegar a Sevilla), el trabajo misionero en los pueblos, el especifico que inventó contra la tos ferina (conocido como el “Jarabe Protestante”), y los fanáticos católicos de su época, ocuparon todas sus energías y la de su numerosa familia; la cual, según cuentan sus descendientes, a veces se quedaba a medio comer queriendo dar ejemplo de sobriedad, porque el popular médico sólo recetaba a sus pacientes el caldo del puchero doméstico.

Cuando murió, Sevilla, además de dedicarle la calle que ahora lleva su nombre, le concedió el título deBenefactor de la Humanidad, y le cedió un nicho en su Cementerio General, en el que reposan sus restos mortales.

Cuando Palomares comenzó a trabajar con Mr. TugwellJuan Bautista Cabrera ya vivía en Sevilla; al principio los contactos entre ellos no fueron muchos, pero un año y medio después de haberse conocido habían intimado lo suficiente, y ambos se propusieron dar vida real al sueño de crear una Iglesia Nacional Católica y Reformada, con gobierno episcopal. La idea de una iglesia de este tipo cuajó en el primer Sínodo, o Reunión General de todos los protestantes españoles celebrado en pleno exilio, en Gibraltar, el 25 de abril de 1868, en el Templo de la Iglesia Escocesa. A ella asistieron casi todos los exiliados religiosos que había en Gibraltar, tratando de encontrar la fórmula para tratar de lograr una única Iglesia Reformada para todos los españoles. Los acuerdos que se tomaron en aquel primer Sínodo constitutivo iban encaminados a coordinar los esfuerzos de lo que ellos llamaron “Iglesia Española Reformada”, que no era otra cosa que el conjunto de españoles que habían abandonado la Iglesia Romana por motivos de conciencia, y se encontraban militando en alguna de las iglesias extranjeras, o vivían su fe clandestinamente dentro de España.

El segundo punto de los acuerdos de aquella reunión merece la pena ser citado literalmente porque expresa, por una parte la provisionalidad de la situación, y por otra la idea de unidad entre todos aquellos que se sentían católicos en el sentido genérico de la palabra, pero al mismo tiempo se sentían reformados. Este segundo punto decía literalmente lo siguiente:“Acordamos: 2.- Adoptar una Confesión de Fe, un Código de Disciplina, y una versión de la Biblia, para lograr la necesaria unidad entre los Católicos Reformados Españoles”.

De alguna manera, aunque todavía sin fundamentos muy sólidos, se estaba creando formalmente laIglesia Española Reformada Episcopal, siendo elegido Presidente de aquel “Consistorio” de la Iglesia, al propio Juan Bautista Cabrera.

La reunión celebrada en Gibraltar en 1868, tenía como fin la creación de un Consistorio, o Junta Directiva, que coordinara los esfuerzos misioneros que se estaban haciendo, tanto dentro como fuera de la Península Ibérica. Las personas que participaron en dicho Consistorio se sentían católicas, pero no aceptaban el sistema Romano, y aunque eran hombres con diferentes tendencias eclesiásticas, todos estaban dispuestos a ceder en sus matizaciones para crear una única Iglesia Católica Reformada.

La II Asamblea General, con carácter provisional, se celebró el año siguiente en Sevilla a finales del mes de julio. También fue promovida por el Rvdo. Cabrera, con el fin de mantener una Confesión de Fe y un Directorio Litúrgico. Debido a algunas discrepancias surgidas a causa de algunos de los objetivos propuestos por algunos misioneros extranjeros, esta Asamblea, que pretendía ser nacional, fue más una reunión de todas las comunidades del Sur de la Península que por otra parte eran las que estaban más cerca de Sevilla, y las que tenían una vida más larga por haber estado funcionando ya algunos años en la clandestinidad. Juan Bautista Cabrera salió nuevamente elegido como Presidente del Consistorio de laIglesia Reformada, que contó entre sus ministros más brillantes con Francisco Palomares García, todo un paladín del protestantismo en España, y sin duda un requenense ilustre a nivel europeo, al que Sevilla le tiene reconocida su labor benefactora por su labor médica y su compromiso con la sociedad de su época.

Segundo Obispo
Rvdmo. Santos Molina
Tercer Obispo
Rvdmo. Ramón Taibo
Cuarto Obispo
Rvdmo. Arturo Sánchez


LA IERE

Somos parte de la “Una, Santa, Católica y Apostólica Iglesia de Cristo”. Por tanto, nuestra vocación y ministerio como pueblo de Dios es: Proclamación, Testimonio y Servicio.

Servicio, personal y comunitario, al Dios que en Jesucristo toma forma desiervo y se hace obediente hasta la muerte y muerte de cruz, para crear un mundo nuevo y una nueva humanidad. Como pueblo episcopal, somos parte de una herencia que recibimos y mantenemos y nos proponemos enriquecer. Recibimos la fe, doctrina, disciplina y culto según ha sido transmitido por la Comunión Anglicana.

Al aceptar esta tradición como nuestra, nos proponemos también crear aquellas formas de expresión que corresponden a los patrones culturales y sociales de esta tierra de la que somos parte.

DEFINICIÓN

La Iglesia Española Reformada Episcopal (IERE), es una iglesia reformada (es decir evangélica y protestante) que forma parte activa de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE) y a causa de su tradición católica anglicana, tiene también plena membresía en la Comunión Anglicana mundial y es asimismo miembro del Consejo Mundial de Iglesias. Se considera a sí misma una parte plena de la una, santa, católica y apostólica Iglesia establecida por Cristo y sus apóstoles.

 

ANTECEDENTES DEL SIGLO XVI

 

La historia del protestantismo en España se remonta al siglo XVI, cuando varios creyentes españoles sintieron pleno acuerdo con los planteamientos de la Reforma Protestante iniciada por Martín Lutero en Alemania.

 

Grupos destacados entre estos creyentes fueron los de Valladolid (afines al luteranismo)y Sevilla (inicialmente favorables al calvinismo). Del grupo sevillano participaron los monjes jerónimos del Monasterio de San Isidoro del Campo, en la localidad sevillana de Santiponce.

 

El primer protestante español que tuvo contacto con la incipiente reforma del anglicanismo fue Francisco de Encinas, quien había conocido la salvación por gracia, por medio de la fe, en los Países Bajos. Posteriormente, había estudiado en Wittenberg y vivido en casa de Philipp Melanchthon, donde tradujo el Nuevo Testamento al idioma castellano. Más tarde se refugió en Basilea, hasta que en 1548 marchó a Inglaterra en compañía de su esposa. Llevaba cartas de recomendación escritas por Melanchton para el arzobispo Thomas Cranmer (verdadero introductor de la Reforma en la Iglesia de Inglaterra), quien le ofreció una cátedra de griego en la Universidad de Cambridge. A finales de 1549, viajó nuevamente a Basilea para publicar sus traducciones al castellano de los autores clásicos, que fueron editadas en Estrasburgo, donde murió en 1552 víctima de la peste.

 

Otro español de la época relacionado con el anglicanismo fue Casiodoro de Reina, monje jerónimo de Sevilla, que había huido de allí junto a algunos amigos para refugiarse en Ginebra. Pero Casiodoro no residió a gusto en la ciudad de Calvino, pues había escapado de España huyendo de la Inquisición española y encontró prácticamente la misma actitud fanática en la teocracia calvinista. Partió por ello hacia Francfort del Meno y poco después a Inglaterra, cuando subió al trono Isabel I de Inglaterra. Casiodoro se afilió en Londres a una iglesia de habla francesa, aunque algo después se pudo reunir con un grupo de españoles exiliados y formar una comunidad cristiana de habla castellana. Casiodoro pidió ayuda a la reina Isabel, que le concedió una pensión y el uso de la capilla de St. Mary Axe. Para tal fin, Casiodoro escribió una Confesión de Fe, clara expresión de su espíritu libre y tolerante, la naturaleza de esta confesión, produjo sin embargo entre los puritanos refugiados en Londres, la decisión de emprender una campaña de desprestigio contra él. Entre 1561 y 1563 Casiodoro tuvo que soportar todo tipo de acusaciones provenientes de las filas del calvinismo, que veían en su Confesión de Fe un cúmulo de herejías. Afortunadamente, en todo aquel período recibió el apoyo del obispo de Londres (que en 1576 llegaría a ser Arzobispo de Canterbury), Edmund Grindal. Durante este tiempo también, Casiodoro trabajó en su ampliamente difundida traducción de la Biblia al castellano que algunos años después, y no sin muchas dificultades, publicaría en Basilea.

 

Otro español que pasó más de la mitad de su vida entre anglicanos fue Cipriano de Valera, también monje jerónimo en Sevilla y que al igual que su compañero Casiodoro de Reina, salió huyendo hacia Ginebra, aunque tampoco pudo permanecer allí mucho tiempo. Acabó posteriormente en Inglaterra después de un ajetreado peregrinar por Europa. En Londres ayudó a Casiodoro en sus tareas pastorales y además, dio clases en las universidades de Cambridge y Oxford. De entre sus descendientes, hubo varios que llegaron a ser ministros de la Iglesia de Inglaterra.

 

Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera son los traductores de la versión de la Biblia más conocida del castellano, la Reina-Valera. Pero el creyente español que más participó en la vida de la Iglesia de Inglaterra del siglo XVI fue Antonio del Corro, sobrino del inquisidor sevillano del mismo nombre. Fue, como sus anteriores compañeros, un emigrado a Europa en busca de libertad religiosa. También marchó a Ginebra en 1557, pero después de una corta estancia en Ginebra fue a la Universidad de Lausana a estudiar teología. Allí Teodoro de Beza fue su maestro, haciéndose al mismo tiempo amigo suyo. En 1566 aceptó el cargo de pastor de la iglesia de habla francesa de Amberes, pero por su condición de español, sólo pudo quedarse allí dieciocho meses, pasando después a Inglaterra, de donde ya no volvió. En Londres no congenió muy bien con los refugiados franceses (calvinistas en su mayoría), dejándose llevar entonces hacia la diversidad de la Iglesia de Inglaterra. En 1571 fue elegido profesor de teología e ingresó en la Universidad de Oxford, y en 1579 publicó su obra clave Paraphrasis and Commentary on Eclesiastes, según la cual, todos los cristianos deberían dejar de lado sus diferencias y buscar la “vía media”. Murió en Londres el 3 de marzo de 1591, y fue enterrado en la iglesia de San Andrés.